jueves, 3 de noviembre de 2011

Padres y bebé

Marcos viene a buscarme, son las 5 de la tarde. Nos vamos a la playa, a una pequeña cala escondida entre las rocas. Accedemos a ella a través del bosque. Hay poca gente. Mejor. Estamos los dos solos, nuestros amigos nos dejaron algo de intimidad. Ya sabían la noticia. Las chicas ya lo sabían y a los chicos se lo contamos esa misma noche. Tomamos el sol, nos bañamos en el mar. Lo pasamos bien toda la tarde. Ya es hora de regresar. Vamos caminando por el sendero que nos lleva hasta el camino principal. Cada vez estoy más nerviosa, no se como afrontarlo. Será duro decírselo a mis padres. Espero que se lo tomen bien, pero no estoy del todo segura. Quiero a Marcos y él a mi. Llegamos a mi casa. Mis padres aun no están. Pronto llegarán. Nos sentamos en el sofá. Estamos todos cariñosos cuando oímos abrir la puerta. Son mis padres. Ya han llegado. Los saludamos. Les digo que se acerquen al salón. Tengo algo que contarles. Comienzan a interrogarme con la mirada. Les quiero, pero tengo miedo a su reacción.



- Papá, mamá tengo algo importante que deciros. Mas bien tenemos algo muy importante que deciros.



-No os preocupeis, no es nada malo - dice Marcos.



-Estamos intrigados, ¿que puede ser?



No me salen las palabras. Estoy nerviosa. Miro a Marcos. El también está nervioso. No se como, pero tenemos que contárselo. Es algo inevitable. Mejor que se enteren por nosotros ahora a que se enteren cuando el embarazo ya sea evidente.



- Mamá, papá lo que tengo que deciros es que estoy embarazada. Marcos ya lo sabe y me apoya en mi decisión. Es más, la decisión la tomé después de hablar con él. Le quiero mucho y el a mi. Decidí tener al bebé.



Su cara se quedó a cuadros. Su mirada mostraba sorpresa. Aun no se lo creían. Era imposible para ellos pensar en esa posibilidad, pero ya sabían que no era una niña aunque les pesaba reconocerlo. Su reacción se hizo esperar unos minutos.



- ¿Eso quiere decir que vamos a ser abuelos? - Fue lo primero que me dijeron.



- Si. Ya se que va a ser duro, pero quiero tenerlo. Y Marcos está de acuerdo con la decisión. Es más, aunque me apoyaría si decidía abortar, en su mirada veo que él también lo desea.



- Cariño, no te vamos a dar la charla. Tu decisión ya está tomada y es tuya. Solo esperamos que seas feliz.



Mis miedos se desvanecen. Estoy muy feliz. Mis padres aceptan la situación. Ahora solo falta contárselo a loa padres de Marcos. Lo hacemos. Ellos también aceptan la situación. Están encatados de ser abuelos.



El tiempo va pasando. El embarazo va perfectamente. En Navidad todos nos regalan cosas para el futuro bebé. No quiero saber si va a ser niño o niña. Marcos está de acuerdo. Nuestros amigos están intrigados. Nuestros padres también. Pero a la vez todos están encantados. Cada vez falta menos para que nazca. pronto ocurrirá. Cada día que pasa tengo mas ganas de verle la carita al bebé. Estamos en Febrero, ya apenas faltan unos días. Por suerte llevé bien todo el embarazo. Llega el momento. Estoy en casa. Marcos está conmigo. Se mudo a mi casa a los 3 meses de contárselo a mis padres. Ellos querían que estuviéramos juntos. Vamos al Hospital. Pronto llegará. Apenas faltan unas horas. Todo va bien. Al final doy a luz. Tenemos una preciosa niña a la que llamamos Linda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario