miércoles, 23 de noviembre de 2011

Y otra entrada más

Estaba pensando arreglar un poco el blog, y colocar todas las historias en la pagina de Historias. Hace mucho que no ordeno bien las cosas en el blog, pero me da pereza... si es que ultimamente estoy estresada. Que si estoy a las puertas de los exámenes de diciembre, que si el lunes que viene tengo examen oral de ingles... y como no todos mis vicios... el flyff, el anime, los mangas... no se de donde saco tiempo para todo. A veces pienso que soy bruja porque soy capaz de hacer por lo menos 3 cosas a la vez.

Últimamente me he viciado mucho a los mangas shoujo, josei y yaoi... me los devoro de 3 en 3. Pero mientras leos esas maravillosas historias me voy a un mundo completamente diferente y lejos del estres que es actualmente mi vida.

Algún día haré una entrada con la lista de todos los mangas que me he leído en estos últimos 2 o 3 años... algunos leídos mas de 3 veces... solo con decir que ya no se donde buscar nuevos mangas que leer.. si, los de mis fansubs favoritos ya me los leí prácticamente todos... Ahora ando buscando nuevos fansubs para mi desconocidos a ver si tienen mangas que aun no me haya leído... si alguien quiere puede recomendarme algún manga o algún fansub...

Espero volver a escribir algo pronto y decidirme a ordenar todas las historias aquí escritas para que sea mas fácil localizarlas.

Un saludo para todos y como no muchos besitos!!!!!!!!!!!

Hasta la próxima entrada.

domingo, 6 de noviembre de 2011

Noche de infarto

Llueve. Hace frío. Estoy sola. La casa está a oscuras. Es muy grande. Tengo algo de miedo. La tormenta no amaina. El viento sopla con fuerza. Las ventanas se baten. Las puertas chirrían. El ruido del viento en los árboles hace que el miedo aumente. Quiero que alguien venga. Que me haga compañía.
Suena el teléfono. Me asusto. Me levanto y lo cojo. Es mi madre. Está preocupada. Hablo con ella. Se tranquiliza. Vuelvo a mi habitación. Me meto en cama. Parece que voy entrando en calor. Oigo ruidos extraños. Me encojo entre las mantas. Oigo abrir la puerta. Entro en pánico. Oigo pasos. Me levanto sigilosamente. Alguien se acerca. Cojo el paraguas que tengo en el bolso. Si intentan atacarme me defenderé. Los pasos cada vez se oyen más cerca. El miedo desaparece. Me lleno de fuerza y coraje. Valentía. Me escondo detrás de la puerta de la habitación. Se abre. Alguien entra. No veo nada. Todo está oscuro. No hay luz. El alumbrado público no funciona. La noche está oscura. Se oyen caer las gotas de lluvia contra el asfalto y las aceras. Me decido. Es el momento. Apenas percibo una silueta entre toda la oscuridad. Agarro el paraguas fuertemente por la lona. Golpeo al intruso con tanta fuerza que cae desmayado. Le ato las manos con la bufanda que tengo al lado de la cama. Está inmovilizado. Voy a por una linterna. Me tropiezo al bajar las escaleras. Casi caigo. Rebusco en los cajones del mueble que está en el pasillo. Encuentro varias. Ninguna da luz. Me dirijo a la despensa. Busco una vela. La encuentro. Busco algo con que encenderla. Al lado de la cocina encuentro una caja de cerillas. Enciendo la vela. Subo a mi habitación. Miro quien es el intruso. No le reconozco. Voy hacia el teléfono. Llamo a la policía. Vienen. Los vecinos se acercan a ver que pasa. El intruso resulta ser un ladrón. La policía se lo lleva. Vuelvo a tener miedo. Acabo de noquear a un ladrón y entregarlo a la policía. Todos dicen que tengo la sangre fría. Que ellos no hubieran reaccionado así. La noche va pasando. Se acerca el alba. Cada vez hay más claridad. La luz del sol va surgiendo poco a poco. Con la luz el miedo se va desvaneciendo. Reponen el servicio eléctrico. La tormenta va pasando. Amaina el viento. Las nubes comienzan a desaparecer. Brilla el sol. Un nuevo día comienza.



FIN

jueves, 3 de noviembre de 2011

Padres y bebé

Marcos viene a buscarme, son las 5 de la tarde. Nos vamos a la playa, a una pequeña cala escondida entre las rocas. Accedemos a ella a través del bosque. Hay poca gente. Mejor. Estamos los dos solos, nuestros amigos nos dejaron algo de intimidad. Ya sabían la noticia. Las chicas ya lo sabían y a los chicos se lo contamos esa misma noche. Tomamos el sol, nos bañamos en el mar. Lo pasamos bien toda la tarde. Ya es hora de regresar. Vamos caminando por el sendero que nos lleva hasta el camino principal. Cada vez estoy más nerviosa, no se como afrontarlo. Será duro decírselo a mis padres. Espero que se lo tomen bien, pero no estoy del todo segura. Quiero a Marcos y él a mi. Llegamos a mi casa. Mis padres aun no están. Pronto llegarán. Nos sentamos en el sofá. Estamos todos cariñosos cuando oímos abrir la puerta. Son mis padres. Ya han llegado. Los saludamos. Les digo que se acerquen al salón. Tengo algo que contarles. Comienzan a interrogarme con la mirada. Les quiero, pero tengo miedo a su reacción.



- Papá, mamá tengo algo importante que deciros. Mas bien tenemos algo muy importante que deciros.



-No os preocupeis, no es nada malo - dice Marcos.



-Estamos intrigados, ¿que puede ser?



No me salen las palabras. Estoy nerviosa. Miro a Marcos. El también está nervioso. No se como, pero tenemos que contárselo. Es algo inevitable. Mejor que se enteren por nosotros ahora a que se enteren cuando el embarazo ya sea evidente.



- Mamá, papá lo que tengo que deciros es que estoy embarazada. Marcos ya lo sabe y me apoya en mi decisión. Es más, la decisión la tomé después de hablar con él. Le quiero mucho y el a mi. Decidí tener al bebé.



Su cara se quedó a cuadros. Su mirada mostraba sorpresa. Aun no se lo creían. Era imposible para ellos pensar en esa posibilidad, pero ya sabían que no era una niña aunque les pesaba reconocerlo. Su reacción se hizo esperar unos minutos.



- ¿Eso quiere decir que vamos a ser abuelos? - Fue lo primero que me dijeron.



- Si. Ya se que va a ser duro, pero quiero tenerlo. Y Marcos está de acuerdo con la decisión. Es más, aunque me apoyaría si decidía abortar, en su mirada veo que él también lo desea.



- Cariño, no te vamos a dar la charla. Tu decisión ya está tomada y es tuya. Solo esperamos que seas feliz.



Mis miedos se desvanecen. Estoy muy feliz. Mis padres aceptan la situación. Ahora solo falta contárselo a loa padres de Marcos. Lo hacemos. Ellos también aceptan la situación. Están encatados de ser abuelos.



El tiempo va pasando. El embarazo va perfectamente. En Navidad todos nos regalan cosas para el futuro bebé. No quiero saber si va a ser niño o niña. Marcos está de acuerdo. Nuestros amigos están intrigados. Nuestros padres también. Pero a la vez todos están encantados. Cada vez falta menos para que nazca. pronto ocurrirá. Cada día que pasa tengo mas ganas de verle la carita al bebé. Estamos en Febrero, ya apenas faltan unos días. Por suerte llevé bien todo el embarazo. Llega el momento. Estoy en casa. Marcos está conmigo. Se mudo a mi casa a los 3 meses de contárselo a mis padres. Ellos querían que estuviéramos juntos. Vamos al Hospital. Pronto llegará. Apenas faltan unas horas. Todo va bien. Al final doy a luz. Tenemos una preciosa niña a la que llamamos Linda.